lunes, 25 de noviembre de 2013

La Verdad de Núvol: residencias

El pasado 2 de julio empezó una serie de artículos que vienen a contradecir el estilo alegre-divertido que intenta tener este blog. El autor es Núvol y siempre están escritos desde el odio más sincero y honesto.


Hace días que no escribo, pero es que estaba de mudanza...

En esta casa en la que permito vivir a los humanos (y se me ha colado una perra), hay un mirador. Un rincón muy bonito desde el que se ve la calle, fresco y soleado. Con vistas y un silloncito (el mío). MiEsclava puso unos visillos que me perturbaban y les hice agujeros para que lo entendieran, me sacaron uno. Y allí pasó yo mi tiempo en primavera y verano (y días soleados), miro por la ventana con desdén, critico (mentalmente) a los que veo pasar, cazo alguna mosca, descanso de tanto esfuerzo, duermo sobre el cojín que me recolocan a diario... Vamos, ¡un estrés!

Ya lo he explicado: es mi residencia de verano y de días soleados.

Durante una época, estuve a punto de perderla. instalaron la cama de laodiosaPucca allí y quedaba muy mal, rompía toda la estética. Durante varios días tuve que esforzarme en mostrar mi descontento para que lo entendieran y la relegaran al rincón...


Quedaba mal. Vosotros también lo veis, ¿verdad?


Pero hace días que ha llegado el frío a Gijón. Winter is coming que diría en friki, pero es normal que is
coming ¡porque estamos en otoño! Menos mal que se les ha pasado la broma... Bueno, volvamos: que está refrescando. Y yo andaba sufriendo por MIcasa.

Como son unos racanos, no encendieron toda la calefacción a la vez.

Algunos días, encendían el calefactor del cuarto delSerPequeñodelquenomefío y allí pasaban algún rato miEsclava y ella. Yo entraba a intentar recibir calor sin contacto humano, no siempre con suerte. Fueron momentos de calorcito y comodidad, pero mucha tensión ante caricias no deseadas ni pedidas.

Después llegó el radiador del pasillo junto a ese dormitorio. Me queda cerca del baño, pero no encontraba una postura cómoda para recibir calor sin molestias de terceros.

Hace unos días que ya pusieron en marcha el de la habitación de miEsclava y elqueNOsedejaARAÑAR, así que allí me trasladé. Ellos (infelices) creían que era para estar más cerca de sus apestosos pijamas, pero no. Era porque yo necesito calor, paz y tranquilidad.

Pero este fin de semana ya hemos llegado a lo definitivo. Y por eso, por fin, he tenido fuerzas para escribir: ya calienta el radiador del salón. Donde hay un estante vacío justo encima. Un lugar destinado para mí. Sobre una fuente de calor, escondido tras la puerta, puedo vigilar, atacar, odiar y dormir a mi antojo. A veces, dejo una pata colgando como el león que soy...

Ya os iré explicando cómo va el duro invierno por aquí.


Sí, ese visillo también tiene agujeros, pero no captan la indirecta...

4 comentarios:

  1. Te amo Nuvol!!! es genial!!!!! te echaba de menos que lo sepas, aunque a ti eso te importe poco... que lo sé :)
    Besos a tu Esclava!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Núvol tiene su corazoncito y te envía un mordisco. Peggy, laBebé y yo, un beso.

      Eliminar
  2. Mi gatina (conocida como Misifú, gatuna, bicho, etc) tambien ha decidido saltarse las normas y adentrarse a las 3 am de cada noche en nuestra habitación y, por supuesto, en la cama... Despacin, sin hacer apenas ruido, no sea que nos despertemos y la llevemos a "su habitación"... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la cama es donde mejor se duerme. Con el calorcito humano...

      Eliminar

¡Me encanta leer comentarios!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...